Auditoría Como Herramienta de Gestión Empresarial

La historia de la Auditoría como herramienta de gestión empresarial

La auditoría como elemento y herramienta de control, supervisión y dirección tras el transcurso  del  tiempo ha venido evolucionando a fin de cumplir con todos las exigencias que los entes económicos requieren para el correcto funcionamiento económico y operacional dentro del área administrativa, este proceso ha conllevado a la segregación de nuevas especialidades dentro de la misma área dado que se ha estimado que la auditoría no solamente se utiliza para la determinación de fraudes y errores, si no también es una herramienta de control y gestión empresarial a fin de determinar las dificultades del proceso operativo de una empresa o institución.

Historia de la Auditoría

Dentro de la historia se encuentra que uno de los momento en los cuales empieza a resurgir la auditoría es en el año 1850, donde nace como una herramienta para divulgar fraudes y errores, previo a esta etapa se consideraba a la auditoría como una herramienta para determinar nada más los fraudes ya que la única misión era erradicar los desfalcos por robos o fugas de dinero, cabe mencionar que la aplicación de esta herramienta era detallada dado que el flujo de transacciones era mínimo,  lo cual permitía al auditor desarrollar las técnicas necesarias de manera detallada para todo el flujo de operaciones. Para los años 1905 se comenzó a ver un horizonte más para dicha herramienta y era el determinar la razonabilidad de la actuación financiera, en este contexto  se realizaban pruebas y verificación detallada, siendo el punto de partida donde se empieza a reconocer la auditoría dentro del control interno de la institución.

Los periodos de tiempo durante el transcurso de la historia fueron permitiendo el descubrimiento de nuevas aplicaciones para tan importante herramienta, tal fue el caso que para el año 1960 en adelante,  el objetivo de la auditoría como herramienta técnica no solo era determinar fraudes, errores y  razonabilidad a la hora de actuar en los estado financieros sino que también, evaluaba los resultados de las operaciones, la eficiencia, eficacia, economía y efectividad de la gestión gerencial, por medio de pruebas selectivas las cuales se distribuían en un sinnúmero de técnicas que permitían la determinación de una opinión o conclusión del dictamen empresarial,  en este contexto la auditoría como tal dentro del control interno había pasado de una herramienta  empezando a ser reconocida a una técnica de vital importancia en la gestión empresarial.

Entonces ¿qué es la auditoría?

Las definiciones pueden variar dependiendo la aplicación que se le quisiese dar, pero a modo de resumen podríamos decir que es la herramienta empresarial  que se encarga de determinar y  comparar los “modos de actuar razonables de una empresa” con los “modos de actuar con razonabilidad en una empresa”, en otras palabras “compara lo que es con lo que debería ser”, estas comparaciones permiten a la gerencia determinar el correcto funcionamiento de la gestión empresarial, permitiéndole así ajustarse a las normas  y principios necesarios para el control interno.

¿Por qué deben ajustarse las entidades a las normas y principios del control interno?

Las empresas u otras organizaciones deben ajustarse a las normas por el hecho de ser entidades, ya sean públicas o privadas, estas entidades deben seguir un marco legal, operacional e institucional el cual se regirá por un modo de actuación razonable, esto quiere decir que cada entidad deberá seguir un procedimiento estándar basado en los principios de las diferentes ciencias (economía, administración, contabilidad, finanzas…), a su vez bajo normas internacionales de operación financiera (NIIF, NIAS, NAGA, NIC). Este procedimiento estándar basado en principios de operación y gestión empresarial proporcionará la transparencia dentro de las operaciones de las entidades permitiendo globalizar el criterio razonable de las operaciones empresariales, así  de esta forma habrá una explicación clara sobre los destinos de los ingresos recibidos y de los egresos realizados por la entidad.

Auditoría Financiera

La auditoría financiera es lo que comúnmente conocemos como la herramienta para la determinación de errores, actos ilegales y fraudes o irregularidades, para esto hay que mencionar  que:

  1. Los actos ilegales es el incumplimiento de una norma o principio.
  2. los errores son los actos no intencionados que se cometen dentro del proceso de registro y control financiero, y
  3. los fraudes o errores son aquellos actos antiéticos en el que se aprovechan los espacios vacíos donde se pueden realizar robos, fugas de dinero, desvíos de capital, evasión de impuestos, entre otros.

En otras palabras la auditoría financiera busca cómo determinar anormalidades dentro del proceso de registro y control de la gestión financiera esto incluye a los estados financieros y demás operaciones de índole financiera pertenecientes a la entidad.

Auditoria administrativa

La auditoría administrativa posee un concepto y objetivo diferente, ya que esta evalúa las distintas áreas de la empresa a fin de determinar  los actos deficientes e improductivos dentro del proceso o gestión empresarial, su objetivo es verificar el cumplimiento de los objetivos planteados de una entidad esto incluye la misión y visión de la misma, esta verificación va acompañada de la valuación de elementos como economía, eficiencia, eficacia donde a su vez durante estos últimos años se le ha anexado los elementos de ecología y productividad, haciendo de dicha herramienta una rama más completa para la implementación, ejecución y optimización de los recursos y objetivos empresariales.

La auditoría ha recorrido un largo camino para el reconocimiento de la misma, no como una técnica más de control y supervisión si no como una herramienta primordial dentro de la gestión administrativa, financiera, contable, mercantil, productiva, económica y muchas áreas más, ya que su enfoque se ha globalizado y extendido a nivel macro dentro de la entidad y a niveles micro dentro de cada área, a su vez estas transformaciones han con llevado a deficiencias dentro de objetivo de origen (errores y fraudes), estas dificultades sean originado por el crecimiento indiscriminado de las empresas industriales después de la revolución industrial, este crecimiento provocó grandes flujos de operaciones que la auditoría no pudo abarcar, es por ello que hoy en día no se logra una revisión detallada de las cuentas totales, pero se sigue aplicando métodos para la determinación de fraudes, errores e irregularidades.

¿Cómo se ha podido superar estas dificultades técnicas?

Te invitamos a leer  el próximo artículo donde abordaremos este tema.


Daniel Clemente Garcia Cruz

Colaborador de Estudios Económicos y sociales Polimates.

clemente@polimates.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons