Critica del Modelo Keynesiano desde la Óptica Moral y Social del Hombre.

El modelo Keynesiano: crítica moral y social de la frase “En el largo plazo todos estaremos muertos”

Resulta fascinante escuchar que en medio de una gran crisis financiera mundial como lo fue la del crack de la bolsa de nueva york en los años 1929 aparezca un célebre y extraordinario  economista llamado John Maynard Keynes hombre exitoso de negocios, de clase alta, influenciado por la escuela neoclásica y graduado  como economista  de la universidad de Cambridge, quien le enseña al mercado financiero  como resolver la problemática que se vive.

La noticia resulta ser verdadera, Keynes a través de su obra teoría el empleo, interés y el dinero publicada en 1936 concibe resolver la problemática del desempleo e inflación producidas por el  crack de la bolsa de nueva York, esto resulta ser un gran paso para la economía mundial ya que atravesaba por un precario nivel económico debido a los altos niveles de desempleo, los estancamientos financieros y las altas tasa de inflación, poca productividad y escasez de alimento.

A partir de 1936 John Maynard  Keynes el ilustre economista que resuelve la crisis financiera y que a su vez crea  una rama más de la economía, la Macroeconomía, la cual viene a estudiar los agregados económicos, incluyendo al estado como un agente regulador de la economía a través de las políticas fiscales y el gasto público, se vuelve la figura más significativa dentro del mundo financiero y económico.

Ahora bien preguntémonos es realmente ¿La teoría del empleo,  interés, y el dinero una solución parcialmente beneficiosa en todos los sentidos? ¿Será Keynes un ser  soberbio como todo hombre exitoso de negocios  que piensa solo en sí mismo y no de forma colectiva al excluir en su propuesta las proyecciones económicas  en el largo plazo? ¿Son sus interpretaciones de Keynes sobre la economía iguales alas de la escuela neoclásica a la cual él seguía y  de la que era perteneciente su mentor Alfred Marshall?

Para dichas contestaciones  es necesario conocer y comprender  el modelo keynesiano  para lo cual recomiendo leer: Nacimiento, Muerte y Resurrección de Keynes donde se señalan las dos grandes aplicaciones del modelo keynesiano y  donde se explica  el funcionamiento del modelo, el cual consiste en aumentar  el gasto público (G) y disminuir las tasas de interés (i), para que a su vez esto aumente el consumo (C), la renta disponible (yd), la inversión (I) y la producción (PIB) si  de una política fiscal expansiva se trata, todo lo contrario si  se quisiese restringir los niveles de producción.

La teoría del el empleo, interés y el dinero cumple con el objetivo del momento disminuir el desempleo y a su vez la inflación con una política fiscal expansiva, por ende podemos decir que dicha teoría resulta ser beneficiosa ya que resuelve dicha problemática, y los mercados de trabajo vuelven a dinamizarse de forma positiva, pero  ¿en el largo plazo que pasa?,  las respuestas pueden ser diversificadas dependiendo los modos de pensamiento económico  de cada quien, pero adoptando la condición “Ceteris Paribus” para los distintos modos de pensamientos y centrándonos en saber si la frase  “En el largo plazo todos estaremos muertos” es moral y socialmente aceptable o si resulta de una táctica o idea característica de la supervivencia del hombre en sociedad.

El modelo Keynesiano social y moralmente aceptables:

Debido a las afectaciones económicas de las masas sociales, la idea revolucionaria de Keynes resulta teórica y científicamente geniales porque la escasez comenzará a disminuir, juntamente con la inflación y el desempleo y por ende resulta ser socialmente aceptable, pero todo esto solo ocurrirá en el corto plazo basándose en que esta dinamización provocará un aceleramiento económico que permitirá que en el largo plazo se obtenga un nuevo punto de equilibrio (punto de equilibrio dinámico), el cual será la base para una nueva implementación fiscal o monetaria  de carácter expansiva que seguirá permitiendo el crecimiento económico y el control sobre los índices de inflación y desempleo.

Por otro lado dado que Keynes estima que este modelo permitirá distintos puntos de equilibrio o lo que denomina como “Equilibrio dinámico”, lo cual deja claro que la economía se seguirá propagando de manera positiva y el desempleo e inflación  se seguirá controlando a través de políticas económicas, por ende las futuras generaciones tendrán como laborar y vivir, esto hace ver la idea de Keynes moralmente aceptable. Ante esto planteó la siguiente interrogante que en un próximo artículo abordaré, ¿Se ha cumplido realmente las estimaciones del modelo Keynesiano en cuanto al equilibrio dinámico y el bienestar social del hombre?

El modelo Keynesiano como táctica de supervivencia del hombre en sociedad:

Hablo del modelo Keynesiano como táctica de supervivencia debido a que tras la historia hemos observado cómo el hombre categorizado como animal racional lucha por su supervivencia, siendo capaz de adaptarse y de solucionar  todas las dificultades que atenten en contra de su bienestar, por tal razón me inclino a especular que la frase “En el largo plazo todos estaremos muertos”, resulta ser un rasgo característico de la supervivencia del hombre como individuo en sociedad, quien busca el bienestar de unos a costa de otros.

Pensamiento Keynesiano y Pensamiento Neoclásico.

Según el pensamiento de la escuela neoclásica por la que fue influenciada Alfred Marshall profesor y mentor de Keynes en el largo plazo se estima un posible estado de equilibrio al estilo Léon Walras, quien plantea de en el largo plazo la oferta y la demanda se igualan por las condiciones del mercado, permitiéndose que en este punto la inversión sea igual al ahorro (Ley de Walras).

Mientras tanto Keynes considera que dicho punto de equilibrio económico no se da solo por condiciones propias del mercado ya que no es cierto que necesariamente la oferta sea igual a la demanda o en otras palabras que todo lo que se produce necesariamente se consume, para Keynes el mercado es imperfecto por sí solo y es necesario la intervención del estado como agente regulador.

En síntesis la teoría del empleo, el interés  y el dinero, es socialmente aceptable porque resuelve la crisis económica del momento (1929 crack de la bolsa de nueva york), controla los niveles de inflación y desempleo, aparece como un rasgo característico de supervivencia dado que la idea es ingeniosa y eficiente para lograr el bienestar del hombre como individuo; las teorías Keynesianas son factibles y aplicables en el corto plazo, mientras que las teorías neoclásicas son factibles en el  largo plazo.

John Maynard Keynes: En el largo plazo todos estaremos muertos

 


Daniel Clemente Garcia Cruz

Colaborador de Estudios Económicos y sociales Polimates.

clemente@polimates.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons