¿Existe la lógica?

 A menudo escuchamos hablar de cosas que carecen de lógica o que tienen lógica, de manera que universalmente compartimos una dependencia en las “leyes de la lógica”independientemente de nuestra formación.

Si bien mencioné que la dependencia de las leyes de la lógica es casi universal, ceder un estatus ontológico a estas reglas no es compartido por muchos, y podría decirse que es una posición en que pocos desean estar por causa de la controversia en la que uno se ve sumergido al adoptar esa conclusión.

Pero antes de hablar sobre esta conclusión, es decir, que las leyes de la lógica existen más allá de nuestra mente con necesidad imperativa, hablaré sobre las premisas que esta conclusión es derivada. Si las premisas son ciertas, la conclusión sigue así como la noche sucede al día.

  1. Las proposiciones se rigen por las leyes de la lógica.

A pesar de que no todas las reglas de la lógica son compartidas universalmente (ej. la ley del tercero excluido y la ley de identidad lógica son puesta en disputa por varios logicistas, etc.) existe al menos una regla que no se puede negar, aun cuando se trata de negar, esta es la ley de no contradicción. 

Si decimos que algo no existe pero si existe es como declarar que a=2 e inmediatamente negar que a=2. Cabe destacar que las personas informalmente expresan proposiciones que aparentan tener “lógica” pero niegan este principio, por ejemplo cuando dicen que algo les gustó pero no les gustó al mismo tiempo. Sin embargo, cuando logras cuestionar a qué se debe tan confusa respuesta, te darás cuenta de que ellos tratan de decir que algo satisfizo una condición de sus expectativas pero no otras.

Ahora, recordemos que una proposición es todo aquello que se le puede asignar un valor de verdad, puede ser una oración, teorema, etc. Es decir, puede usar símbolos para comunicar un mensaje concreto sobre la realidad (ej. la luna esta hecha de queso o la lluvia humedece la superficie donde cae). Ambas proposiciones pueden ser evaluadas con respecto a algo que yace fuera de la proposición misma, en este caso la naturaleza, y dependiendo de su correspondencia con nuestra investigación y análisis, entonces diremos si son ciertas o falsas. Nótese que nuestro análisis implica el ejercicio de la lógica para decretar un juicio confiable sobre las proposiciones expresadas.

Un ejemplo predominante sobre el papel que juega la lógica en nuestras vidas es la máxima metafísica que dicta “De la nada, nada sale”. Mientras escribo estas palabras, yo no me preocupo por si algo muy pesado aparecerá de la nada y me aplastará, ya que según mi experiencia y la ley de no contradicción, no se puede venir de la nada absoluta. Es cómo si una persona intente multiplicar por cero indefinidas veces y esperar un resultado mayor que cero.

Por ello me atrevo a decir que nuestra actividad empírica esta casada con el análisis lógico de la realidad, y es esta implicación la que me lleva a inferir que la lógica juega un papel indispensable para nuestra existencia conciente, e incluso, podemos tener la certeza en que no existe un universo donde la ley de no contradicción sea contradicha, aunque no estemos allí para verificar tal proposición. ¿Te imaginas un universo posible donde el sol sea caliente pero no exista? Kant magistralmente señaló que las propiedades o atributos puedan adjudicarse a una entidad, esta entidad debe primero existir para luego poseer el atributo, por ello Anselmo fue corregido cuando dijo que la existencia era superior a la no existencia, ya que la no existencia no puede ser evaluada porque carece de todo atributo.

     2. La lógica es necesaria no contingente.

Desarrollando nuestra proposición de que no existe un universo posible dónde el sol sea caliente pero no exista, nos damos cuenta de que las antinomias son imposibles por naturaleza. Incluso, si nos atrevemos a creer que existe un universo donde las antinomias son posibles y, por lo tanto, reales en un mundo posible, entonces tendrémos que aceptar la justificación de tal posición en base a un sistema que satisfaga los requisitos de dichas condiciones antinómicas. 

El detalle de creer tal conclusión, es decir que puede existir un universo que contenga un sol caliente pero que no existe, entonces nos vemos obligados a buscar una explicación lógica que respalde tal aseveración, aunque evidentemente la lógica misma nos impide que tal proposición sea verdadera, haciendo así explícito el hecho de que sin el respaldo de la lógica, nada puede existir, al menos en potencia.

Dicho de otra manera, podemos especular sobre un universo donde los unicornios son reales y las personas no son egoistas pero esas proposiciones no son prohibidas por las leyes de la lógica, significando que la lógica viene a dictar lo que es real de lo imposible.

¿A qué conclusión llegaremos? ¿diremos pues que la lógica es una artificio de nuestra mente? o ¿admitiremos la trascendencia que esta tiene, aun en escenarios donde hipotéticamente nuestra mente está ausente?


Guillermo Cuadra

Guillermo Cuadra
Guillermo Cuadra
Desde que nos damos cuenta de que somos seres concientes, pensantes y reflexivos, tenemos la obligación de indagar sobre el por qué y para qué existimos. Si es que tiene sentido la última pregunta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons