Nacimiento, muerte y resurrección de John Maynard Keynes

John Maynard Keynes (1883-1946) fue un brillante economista y financiero inglés. Estudió en Eton y Cambridge, donde también se desempeñó como profesor, enseñando economía hasta su muerte. Se dice que Lord Keynes primero era aficionado a la Literatura, luego se matriculó en Matemáticas  y terminó estudiando Economía por consejo de su mentor y célebre economista Alfred Marshall. Fue un hombre de vasta cultura, un humanista y un mecenas, interesado por los asuntos políticos, la teoría económica y  la economía práctica. 

Nacimiento de la teoría keynesiana

Su obra decisiva fue la Teoría general de la ocupación, el interés y el diner(1936), con la que dio una respuesta definitiva a la grave depresión económica desencadenada en todo el mundo a partir del crash de la Bolsa de Nueva York de 1929, recordada  por la historia económica como la Gran Depresión. 

Keynes en su Teoría general enfocó la Gran Depresión como un problema de insuficiencia de la demanda, introduciendo por cierto el principio de la demanda efectiva, dados los altos niveles de propensión marginal al ahorro que no aportaba ninguna solución, ante las imperfecciones de la libre concurrencia y el desastre provocado por las fuerzas del mercado que no logró re-equilibrarse con ajustes automáticos. Keynes sentenció el “fin del laissez faire”  y demostró el desfase de la teoría económica clásica. Para Lord Keynes el Estado tenía que intervenir en la actividad económica para detener el círculo vicioso de la crisis reanimando la demanda efectiva mediante un proceso inversionista financiado por un gasto público agresivo. ¿Era el economista inglés un socialista o un partidario de los burócratas? De ningún modo. Renunció a su cargo en la India cuando no estuvo de acuerdo con las políticas colonialistas de la corona británica y denunció las duras reparaciones que se le impusieron a Alemania tras la Primera Guerra Mundial. Para Lord Keynes los políticos solían ser “bestias indomables”. 

Sin embargo, su sistema teórico contempló al Estado como agente económico clave en el modelo de corto plazo para la recuperación económica en tiempos de crisis. Nada más ni nada menos. Prefirió un modelo de empleo con inflación en un supuesto de pleno empleo de los recursos productivos antes que el desempleo crónico y la caída generalizada de los precios agravaran la situación de millones de personas. Se le considera el fundador de la macroeconomía y entre sus contribuciones destacamos la fórmula general que explica el comportamiento de los agregados económicos, donde el Estado incurre en déficit público para crear una demanda adicional (Demanda Agregada)  y así  mismo encontrar la forma de cómo combatir los fenómenos problemáticos de la economía.

DA = Y = C + I + G + X – M

  • DA es la Demanda Agregada,
  • Y es el Ingreso total,
  • C es el consumo,
  • I es el ahorro o inversión (se usa I a fin de evitar confusiones),
  • G es el gasto público o de gobierno en bienes y servicios,
  • X son las exportaciones.
  • M son las importaciones

El objetivo final de Keynes fue brindar los instrumentos necesarios a las instituciones nacionales e internacionales para controlar la economía en periodos de recesión y crisis mediante políticas fiscales de carácter expansiva y restrictiva.

Su filosofía económica tenía como objetivo central combatir la recesión económica de esos años y disminuir el desempleo, incentivando la demanda (política fiscal expansiva), esto se conseguiría de la siguiente manera: 

  • Aumentando el consumo por parte de las familias, disminuyendo la tasa impositiva, así tendrían más dinero para gastar y consumirían aún más.
  • Aumentando la inversión por parte de las empresas privadas, disminuyendo las tasas de interés de los bancos para que las empresas estuvieran dispuestas a capitalizarse y mejorar sus niveles de producción.
  • Aumentando el gasto público mediante la construcción de puentes, carreteras, parques etc.
  • Aumentando las exportaciones por medio de la disminución de los impuestos  de exportación y la disminución de la tasa de cambio.

En caso contrario para contrarrestar la inflación (política fiscal restrictiva) había que hacer el mismo proceso pero de forma inversa es decir :

  • Aumentar los impuestos sobre los bienes de consumo y servicios.
  • Aumentar las tasas de intereses en los préstamos bancarios.
  • Disminuir el gasto público.
  • Subir la tasa de cambio para reducir las exportaciones.

Todo este planteamiento entró en vigor en los años cuarenta dándole solución a la problemática presente,. Parecía que Keynes había encontrado la solución perfecta para la inflación y el desempleo, ya que estas no podían coexistir y por ende una conllevaría a la solución de la otra.

Muerte de la teoría Keynesiana

En el año 1973 se da la llamada “crisis del Petróleo”, donde por primera vez en la historia llegan a coexistir ambos problemas económicos (desempleo e inflación) para lo cual la teoría de keynesiana no tiene prevista una respuesta certera. Los que asumieron el rol de dar respuesta a la crisis del momento y se mostraron críticos del keynesianismo fueron los economistas de la Escuela de Chicago, o  bien, economistas exponentes del neoliberalismo económico liderados por Milton Friedman y herederos del pensamiento de Friedrich Von Hayek. 

La inflación y el desempleo en este año no se da por factores de oferta o demanda agregadas, sino por una situación de costes, ya que el barril de petróleo pasó de US$2 a casi US$35, provocando una alza generalizada en los precios y un estancamiento en los inventarios, dándose así una recesión económica. Para tal situación fue necesario apoyarse de la microeconomía  y se planteó que los costes de producción había que revisarlos por su alteración desproporcionada con políticas que incentivarán la actividad empresarial, redujeran los costos laborales, fomentaran exoneraciones fiscales, liberalizaran sectores regulados y compactaran el Estado para racionalizar el gasto público. Se planteó que las políticas keynesianas que buscaban manejar los agregados macroeconómicos no podían dar respuesta a la crisis y las políticas microeconómicas serían más efectivas para combatir el nuevo fenómeno de “estanflación” (estancamiento + inflación). 

Resurrección de la teoría keynesiana

En 2008, la economía norteamericana estremeció al mundo cuando la burbuja financiera estalló provocando una crisis que ha sido bautizada como “la Gran Recesión” , agravada por una crisis del sector inmobiliario, consíntomas clásicos de desempleo e deflación. La caída de las volúmenes de ventas provocó un deterioro progresivo de los ingresos corporativos, forzando así el recorte de personal (desempleo), con lo que se desplomaron los ingresos personales, el consumo, y en resumidas cuentas, el producto nacional con una tendencia depresiva. 

Es aquí donde, tras décadas de liberalización de los mercados, resurgió el modelo keynesiano, cuya validez radicó una vez más en la estimulación de la demanda a través de la intervención estatal; disminuyendo impuestos para estimular el consumo (C), disminuyendo las tasas de interés para incentivar la inversión (I) en las empresas, aumentando el  gasto público (G) generando mayores fuentes de trabajo e incentivando  las exportaciones (Ex) con tasas de cambio bajas. Los paquetes de rescate aprobados por los Gobiernos de Bush y Obama fueron de millones de dólares en EE.UU para rescatar la industria financiera y bancaria que, dicho sea de paso, el mismo Keynes denunció en su tiempo como agentes parasitarios “causantes de crisis” sin tener luego la más mínima idea e intención de solucionarla. En todo el mundo las políticas macroeconómicas de un Estado que vela por el bienestar económico y social de sus ciudadanos se inspiraron en el modelo keynesiano mientras los neokeynesianos aprovecharon la coyuntura para criticar severamente las doctrinas neoliberales. 

Luego de 67 años de haber iniciado lo que se ha denominado “la revolución keynesiana”, los gobiernos nivel mundial para contrarrestar el fenómeno del ciclo económico siguen tomando como referencia el enfoque de los agregados autoria del gran John Maynard Keynes, fundador de la Macroeconomía. 


Daniel Clemente Garcia Cruz

Colaborador Dirección de Estudios Económicos y sociales Polimates

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons