La naturaleza científica de la astrobiología

El santo grial de las ciencias planetarias es resolver el gran misterio sobre la vida. Por ello, surge la pregunta que desde mi punto de vista, es la más enigmática en los últimos años para el ser humano, la cual resulta en: ¿Hay vida más allá de nuestro planeta Tierra? Incluso en nuestro sistema solar, esa respuesta es de mucha trascendencia, con respecto a lo que significa tener vida.

El reciente surgimiento de una ciencia llamada astrobiología, que se encarga del estudio de la vida en el Universo, puede que nos de la respuesta tan buscada. Sabemos sobre lo vasto que es el universo, miles de millones de galaxias, las cuales albergan en su interior cientos de miles de millones de estrellas, y un sin número de planetas, asteroides, u otros objetos astrofísicos que han sido estudiados. Incorpora el estudio de condiciones climáticas, geográficas, y geomorfológicas, por ende desde el punto de vista físico, también da pie al estudio parte de la biología en cuanto a la determinación de si los organismos vivos tal y como lo conocemos pueden habitar otros lugares con condiciones distintas. Y poder comprender si pueden evolucionar en virtud de las condiciones ambientales presentes.

Si bien es una rama científica, muchas veces está atada a la interpretación de datos de forma filosófica, dado que constantes reflexiones, pueden rendir fruto en la aparición de nuevos paradigmas. ¿Solo la forma de vida terrestre, es concebible? No lo creo así, más bien hay que estar abierto a pensar sobre las amplias posibilidades que nos abre el cosmos en el estudio de todo lo que contiene. Hemos explorado nuestro vecindario estelar, en busca de condiciones muy parecidas a la de nuestro planeta, pero entre más estudiamos todo, nos damos cuenta que esas condiciones nunca serán exactamente iguales, para lo cual si fuera así, tendríamos que invocar al principio antrópico, en busca de respuestas, por lo que digo que cualquier respuesta es bienvenida.

Para considerarla totalmente una ciencia, se debe tener evidencia, lo cual se ha buscado en los últimos 50 años. Hemos enviado todo tipo de tecnologías espaciales hacia el exterior de nuestro planeta, y nos hemos dado cuenta, que no somos el único sistema solar, sino que existen decenas de sistemas estelares ya encontrados con sus respectivos planetas, por lo cual nos da apertura a conjeturar de la existencia de múltiples planetas en estrellas que tengan condiciones astronómicas específicas similares a la nuestra, como por ejemplo una temperatura superficial de 5000 K, y con planetas a distancias del centro de la estrella, muy parecidos al nuestro en lo que llamamos zona habitable.

Hay mucho camino que trazar por parte de esta ciencia joven, pero ya ha dado sus primero frutos. Me refiero al descubrimiento de Trappist 1, un sistema estelar compuesto de 7 planetas, Trappist 1 a, Trappist b… Véase la imagen.

Resultado de imagen para trappist 1

Los cuales están hechos de la misma materia de la que está compuesto el nuestro ¿Cómo lo sabemos? Gracias la espectroscopía, una herramienta utilizada en astrofísica, la que permite el estudio de las bandas de emisión y absorción de energía en las diferentes longitudes de onda, las cuales pueden ser obtenidas a través de un telescopio espacial. Estos datos son estudiados, y los patrones en las mediciones concuerdan que son los mismos elementos que aparecen en nuestra tabla periódica. Es sorprendente darnos cuenta de algo tan simple, por lo que también surge la interrogante, ¿hay vida en otros planetas? ¿Hay vida más allá del sistema solar? Creo que la pregunta aún más interesante y la que impulsa las investigaciones actuales es ¿Por qué no?

La astrobiología es el mejor ejemplo de una rama de la ciencia multidisciplinaria, puesto que se vale de ciencias como las matemáticas, la astrofísica, la biología, la geología, y la propia filosofía,  a fin de dar respuesta a eternos misterios que nos hemos planteado como seres humanos. Algunos dirán que relevancia tiene el estudio fuera de nuestra Tierra, si no podemos resolver los problemas que nos aquejan acá en la Tierra. Yo digo que sí es relevante, ya que el estudio del universo alimenta al ser humano en su bienestar intelectual, por lo que la astrobiología en sí puede inspirar a las demás ramas de la ciencia en la resolución de sus propios problemas. Podemos decir que hay un beneficio práctico directo siendo esa sed por el conocimiento, lo que nos ha convertido en la sociedad moderna de hoy.

 

Carlos Alfredo Narváez Gaitán

División de Cosmología y Astrofísica

Departamento de Física-Matemática

POLIMATES

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons