EconomíaSociopolítica

Hablemos de Ciencia Económica

By 22 diciembre, 2016 enero 28th, 2017 No Comments

“Es urgente difundir por todos los medios disponibles y por todas las capas de la población las verdades de la Economía Política, pues de la ignorancia de estas verdades, se engendran, en su mayoría, los peores males sociales” Stanley Jevons, economista inglés

El objeto del presente es exhortar a los lectores que hablemos seriamente sobre el fascinante campo de la Ciencia Económica y su contribución al progreso del mundo actual. Los temas del mundo contemporáneo exigen del ciudadano el conocimiento del ABC económico para entender lo que sucede en su entorno sociopolítico y cómo le afecta a nivel personal. En países como el nuestro muchas veces no se suelen abordar los problemas económicos con el rigor científico que ameritan. En una sociedad democrática, la gente se apropia de la libertad de expresión; pero la libertad de expresar lo que se piensa y la lógica de lo que se piensa son dos cosas distintas. En temas económicos esto no es la excepción y muchas veces se expresan opiniones que no guardan correspondencia con los métodos de la Ciencia Económica. 

La opinión pública en sí no contiene un valor de verdad. Los generadores de opinión pública, como los partidos políticos, movimientos sociales, grupos de presión y otros agentes sociales, no siempre tienen la más mínima idea de la lógica económica al tratar los asuntos de economía pública. Y esto debe ser preocupación de todos, ya que hablar de temas económicos es hablar de los recursos (monetarios y no monetarios) que permiten la satisfacción de necesidades humanas. ¿Cuáles son las diferentes alternativas que tienen los gobiernos ante los recursos disponibles? ¿Qué grado de interferencia debe tener el Estado en una economía de mercado? ¿Por qué lo importante para los trabajadores es que sus salarios aumenten en términos reales? ¿Que explica qué Dinamarca sea próspera y Nicaragua atrasada? Las respuestas son aleccionadoras, aunque estoy consciente que el estudio sobre los intereses materiales del ser humano no suele ser un tema atrayente para quienes tienen una visión exclusivamente idealista y romántica del mundo. 

Conceptos básicos como los de escasez, eficiencia, eficacia, equidad, oferta, demanda, mercado, empresa, productividad, competitividad, presupuesto o rendición de cuentas, tienen que ser parte de la cultura económica de una sociedad educada si se desea conseguir el desarrollo económico. La región latinoamericana ha sido tierra fecunda de grandes literatos y poetas, pero estéril de grandes economistas. Tenemos muchos ganadores del Premio Nobel de Literatura y ninguno en Economía. ¿A qué se debe esto? Hemos tenido predisposición a la imaginación antes que a la lógica y a las letras antes que a los números. ¿Cuál es el problema con esto? El problema es que los resultados económicos seguirán siendo desastrosos mientras los que tomen las decisiones más importantes de la vida política de nuestras naciones sean políticos que adolecen de analfabetismo económico.  

Los problemas del desarrollo económico son un componente substancial de los problemas del desarrollo humano. Aquí radica la delicada misión para quienes toman con seriedad, compromiso y profundidad esta faceta del saber humano, cuya preocupación central estriba en el mejoramiento de la calidad de vida de los individuos. La época de la caballería ya pasó y las condiciones del mundo actual exigen el conocimiento del ABC de las Ciencias Económicas y Administrativas para emprender la ruta del progreso y superar el estado de atraso. El éxito o el fracaso de un político estará determinado en gran parte por la aprehensión intelectual y la aplicación práctica que tenga de los conceptos económicos. Como contrapartida, un ciudadano familiarizado con estos conceptos será un ciudadano más exigente en la elección de sus autoridades, la valoración de propuestas políticas y la rendición de cuentas de los recursos públicos.

Debo aclarar que estoy invitando al pensamiento económico y no a la tecnocracia económica. La técnica está al servicio del pensamiento, no a la inversa. Las estadísticas, tablas, gráficos e informes son recursos técnicos que enriquecen el análisis cualitativo y cuantitativo del pensamiento económico para representar la realidad económica. El notable economista indio Amartya Sen, Premio Nobel de Economía en 1998, en su visita a Nicaragua en 2013 (en ocasión al Congreso Internacional sobre Desarrollo Humano y Enfoque de Capacidades) dijo que como economista siempre se ha esforzado por integrar la organización económica con el funcionamiento de la sociedad en su conjunto, a la manera de los gigantes del pensamiento económico como Adam Smith, David Ricardo, Karl MarxJohn Stuart Mill y John Maynard Keynes. De mi parte, coincido con esta visión ontológica de la Economía. 

En el contexto internacional actual, en el que la flexibilización cuantitativa como política monetaria anticíclica ha llevado a violentos desajustes en la economía real de los países adelantados; las criptodivisas han surgido como un medio de pago electrónico descentralizado en las transacciones comerciales como alternativa al monopolio sobre el papel moneda de la banca central global; la financiarización de la economía mundial es caldo de cultivo para que se perpetren los más abominables atentados de terrorismo financiero que provocan las grandes crisis económicas; o en el que las utilidades de las multinacionales superan el PIB de países en vías de desarrollo; no podemos quedarnos absortos e incautos sin que nazca en nosotros la más mínima curiosidad por estos temas sólo porque nos parezcan demasiado espesos o sofisticadas en relación a nuestro conocimiento mediano en materia de Ciencia Económica.


Lic. Marco Aurelio Peña Morales

Miembro del Área de Humanidades & Ciencias Sociales Polimates

marcoaurelio@polimates.org

@MarcoAureli2012

Leave a Reply

Centro de Pensamiento Polímates

Una plataforma de investigación multidisciplinaria

Planes de Altamira Ave. Granada; Tip Top 1c. Oeste Managua, Nicaragua 14034

+(505) 8706.5868

info@polimates.org